sábado, 30 de junio de 2018

Piscinas naturales de Hornachuelos


En estos días que corren, donde el calor sofocante nos invade, donde salir a la calle a determinadas horas se convierte en una verdadera odisea y conciliar el sueño es misión imposible, que mejor remedio para todos estos males que darse un buen chapuzón en algunos de los arroyos que tenemos en Hornachuelos. Todo el mundo ha oído hablar de piscinas naturales, de playas de interior, etc existentes en algunos pueblos, como Zahara de la Sierra(Cádiz) o San Nicolás del Puerto (Sevilla), que los medios de comunicación venden como algo novedoso e incluso sorprendente, nada más lejos de la realidad. En mi propio caso, mis primeros baños veraniegos, los disfrute en los Arroyos Guadalora y Guadalvalcarejo, arroyos que surcan nuestra sierra de norte a sur y la bañan con sus frescas y cristalinas aguas, que llenan algunas de sus pozas o charcas, rodeadas de bosques en galerías, llenos de una exuberante vegetación que le proporcionan entre muchas otras cosas, un olor inconfundible.
En este caso, os voy a contar donde os podéis dar un reconfortante y agradable baño cerca de Hornachuelos para combatir estos calores. Aún hoy día estos rincones se encuentran prácticamente en estado salvaje por lo que con un poco de suerte podréis disfrutar de un baño en soledad, tan solo rodeado de naturaleza, o en el peor de los casos tener que compartirlo con algún otro bañista, pero sin que tenga nada que ver con las aglomeración o las bullas de cualquier piscina o playa en estos días.

PRESA DEL CAMBUCO
(Coordenadas UTM Huso 30  - 304471.509 - 4188660.56 )
Se trata de un dique de pequeñas dimensiones ubicado en el arroyo Guadalvalcarejo, que mantiene una pequeña  balsa de agua transparente. Esta arroyo tiene la particularidad de que a diferencia de otros cercanos, nunca se seca en verano, salvo sequias extremas.
Llegaremos hasta este lugar siguiendo la carretera que une Hornachuelos con Posadas, donde nos encontraremos con un  puente que cruza sobre el citado arroyo y donde se puede acceder con el vehículo bajando por un camino de tierra que sale a uno de los lados. Se encuentra a unos 3 km de casco urbano de Hornachuelos.
Una vez abajo remontaremos el arroyo por su margen izquierda  por un camino de tierra durante unos 250 metros y encontraremos la presa.


Las vistas del barranco que forma el arroyo desde la presa son impresionantes. Este mismo año han dragado la presa así que su fondo se encuentra limpio. Podemos encontrarnos profundidades máximas de algo más de dos metros junto al muro de la presa, descendiendo estas según remontamos el arroyo, si bien podremos nadar perfectamente sus más de 40 metros de largo y sus aproximados 20 metros de ancho, por lo que en principio no necesitaremos usar ningún tipo de calzado. El único inconveniente, según se mire, es que el sol da prácticamente durante todo el día.

OLLA DEL GUADALORA 
(Coordenadas UTM Huso 30  - 301501.786 - 4185030.489)
Se trata de una zona de pizarra donde el arroyo Guadalora ha horadado varias pozas naturales, donde la más profunda (aproximadamente 5 metros) tiene forma cuasi circular lo que popularmente le ha dado el nombre de “Olla”. La zona se ubica junto a donde antaño se encontraba el molino del Bujeo y próxima a la antigua vía pecuaria denominada “Cordel del Bujeo”,  hoy día convertida en la carretera que une la carretera Hornachuelos-Palma del Rio desde su inicio en la antigua fuente de Almarja con todos los poblados de colonización. Si tomamos esta carretera, justo frente al cruce con la carretera que lleva al poblado de Bembézar existe una pequeña explanada presidida por una gran encina, lugar donde podremos dejar nuestros coches. Justo a la derecha de la encina hay una pequeña vereda casi desaparecida que nos conduce ladera abajo hasta el mismo arroyo Guadalora. Abajo encontraremos un antiguo puente de tres arcos el cual debemos cruzar y continuar la vereda que surge en la otra orilla, justo a la izquierda de una pequeña caseta que allí existe, hasta llegar a la “Olla”. Desde la parte más alejada de la Olla aguas arriba existen infinidad de pequeñas marmitas y saltitos de agua. Justo encima de la Olla hay una charca con unos dos metros de profundidad máxima y rodeada de rocas de diferentes alturas, desde las cuales podremos lanzarnos al agua. El agua abandona esta poza hasta llegar a la Olla en forma de cascada de unos 3 metros de altura, desde donde podremos saltar al agua.


La Olla como bien dije antes es la más profunda y también está rodeada de rocas de diferentes alturas. Concretamente en su margen derecho tiene algunas rocas de unos 7 metros de altura desde donde cuando éramos niños y pasábamos las tardes allí, saltábamos para demostrar nuestra valentía o impresionar a las pocas niñas que venían a bañarse.
La Olla en su margen izquierda las rocas de pizarra se sumergen en el agua siguiendo la inclinación del talud de la ladera, por lo que en los primeros metros bajo el agua están aún presentes estas rocas, lo que implica que debemos tener sumo cuidado a la hora de saltar al agua y evitar hacerlo junto a esa zona.


Justo debajo de la Olla hay otra charca no muy profunda que nos lleva hasta debajo del mismo puente, pasando de las pizarras a un pequeño cañón formado por calizas del mioceno, que hasta hace pocos años contaba con varios metros de profundidad y que a día de hoy se halla colmatado de arena y grava por los aluviones del arroyo.
Particularmente la Olla es un lugar muy especial para mi y para todos los que crecimos en Bembézar, desde su fundación hace más de medio siglo hasta nuestros días,  ya que era nuestra piscina particular de todos los veranos y donde algunos aprendimos a nadar.
Normalmente éramos los chavales de Bembézar los que pasábamos todas las siestas allí, aunque de vez en cuando algunos de Hornachuelos o Mesas del Guadalora se dejaban ver por allí, ahora bien algunos fines de semana se reunía mucha gente en la zona, gente de Posadas de Palma del Rio, de Écija y hasta de Carmona. En no pocas ocasiones, esos días de afluencia, resultaba una odisea poder saltar al agua.         
Todavía en la actualidad si pasas en verano por la carretera se pueden ver motos o coches aparcados junto a la encina.
La Olla se encuentra en el tramo final del arroyo Guadalora. A diferencia del Guadalvalcarejo, este arroyo por desgracia si que se seca algunos veranos, como lleva pasando al menos los tres últimos años. La Olla supone una excepción, ya que aguas arriba el arroyo es cruzado por el acueducto del canal del Bembézar y recibe siempre algo de agua y nunca llega a secarse.
Lo recomendable para disfrutar sin riesgo seria usar algún tipo de calzado tipo escarpín para bañarse, y en cuanto al riesgo del sol, hay sombra desde prácticamente el mediodía. El agua tiene una temperatura agradable, no esta tan fría como en otras partes del arroyo de sus tramos alto y medio.

PASADA DE ALGECIRAS 
(Coordenadas UTM Huso 30  - 296786.455 - 4190540.368 )              
Se le llama así a la zona donde el arroyo Guadalora es cruzado por el Cordel del Águila (Cordel que va desde Hornachuelos a las Navas de la Concepción), y donde el arroyo presenta una gran curva que ha dado lugar a un ensanche llano que antaño era usado por los trashumantes como abrevadero y lugar de descanso. En la actualidad hay un puente por el que transcurre la carretera que nos lleva hasta el pantano del rio Retortillo, también conocido como pantano del Águila y la explanada junto al rio es usada por muchos visitantes para darse algún baño o incluso pasar los calurosos días de verano bajo la sombra del bosque de rivera que  presenta el arroyo, sin duda uno de los mejores conservados de Sierra Morena. Justo antes de llegar al puente existe una explanada en la parte derecha de la carretera donde podremos dejar nuestro coche.


En este caso aparte de toda la zona de la explanada que presenta un cauce muy pedregoso y poco profundo, apenas encontraremos zonas donde el agua sobrepase nuestras rodillas, si remontamos el arroyo por su margen izquierdo, tomando justo tras cruzar el puente, el sendero del Guadalora. que se encuentra perfectamente señalizado, donde pasaremos de largo,  por los restos de lo que antaño fue una cantera, de donde se sacó piedra para la construcción de la carreta que nos lleva hasta el pantano del río Retortillo y donde aun podremos ver los agujeros hechos en la piedra por los barreneros. Tras recorrer unos escasos  500 metros por el sendero desde el puente, saldremos del sendero  hacia la derecha y encontraremos una poza de agua cristalina con todos turquesas que nos sin duda nos recordara a la de cualquier playa del caribeña. La poza en  cuestión tiene entre 25 y 30 metros de largo, entre 6 y 8 metros de ancho y aproximadamente unos 3 metros de profundidad máxima en algún punto muy concreto.


Durante los meses de verano el arroyo Guadalora tiene la particularidad de que durante un tramo de varios Kilómetros no fluye por su cauce, sino que el agua circula de forma subterránea como le sucede al Río Guadiana con sus “ojos”, concretamente en el tramo que discurre cerca del molino del Batan (a unos 5 o 6 km aguas arriba) hasta nuestra citada poza, por lo que podremos circular por dentro del cauce como si de un sendero se tratase. Lo impresionante es que en la nuestra poza podremos apreciar como nace el agua entre las rocas y las raíces de un viejo aliso de manera incesante, lo que da lugar a que nuestra poza presente un agua extremadamente cristalina a la par que fría.

Donde el agua abandona la poza existe una especie de playa de chinos, sin duda formada por los aluviones del arroyo  que nos permitirá bañarnos descalzos sin ningún problema.

En nuestra sierra existen muchas más pozas naturales de las citadas en este articulo, gracias a todos los arroyos y ríos que la vertebran, pero sin duda las tres que describo son las más conocidas. Ojala podamos seguir diciendo durante muchos años que siguen prácticamente en estado salvaje con la ayuda de todos, así que disfrutadlas y mantenerlas limpias.
NOS VEMOS ARRIBA



7 comentarios:

Manuel Ruiz dijo...

Magnifico trabajo¡¡¡felicidades¡¡¡

Unknown dijo...

Maravilloso e interesantísimo el artículo, darte las gracias por el mensaje del último párrafo. Entre todos debemos de defender la conservación de la zona.

Unknown dijo...

Soy hijo de este espectacular sitio y cada día me siento más orgulloso de serlo. Por lo que mi descanso eterno, será en este espectacular municipio junto a mi hijo, que nos dejó el día 29/12/2014 y mis Padres que tambien descansan en el. Todo aquel que no conozca este maravilloso paraje, no debe irse de este mundo sin conocerlo,solo se respira Paz y descanso, por lo que os invito a que cargueis vuestras pilas para seguir viviendo en Paz.

Miguel Ángel del Campo dijo...

Conozco estos parajes de Hornachuelos,ya que tuve la suerte de nacer en esta localidad.
No tengo el gusto de conocer a la persona que ha editado estos comentarios, pero lo que puedo decir de ella, es que conoce bien los lugares de los que habla, y que dichos comentarios son fieles a la realidad.
Me ha dado mucha alegría ver estas fotografías de lugares que están casi olvidados.
Un saludo para mi paisano.

Unknown dijo...

M

Ego Barsovia dijo...

Saludos de uno que aprendió a malnadar en estas piscinas naturales. Gracias al autor de este artículo que ha rescatado viejos recuerdos. ¡Buen trabajo! ¡¡Enhorabuena!!

gENiUs dijo...

Un gran artículo amigo, gracias por difundir